Busca y Encuentra en… “Las Meninas”, de Velázquez

Por | 3 octubre, 2013 | 0 comentarios

Seguimos con nuestra serie “Busca y Encuentra”, en la que ahora le ha tocado el turno a una de las obras más emblemáticas y visitadas del Museo del Prado, el célebre cuadro Las Meninas (1656), de Diego Velázquez.

En otras entregas hemos destacado la simbología de las obras, pero como en este caso estamos ante una de sobra conocida, nos vamos a centrar en curiosidades y otros detalles anecdóticos sobre esta obra que no se han difundido mucho para que podáis apreciarla mejor en vuestra próxima visita.

Cruz de SantiagoLa Cruz

Es bien sabido que la cruz que porta el pintor al pecho es la Cruz de Santiago. Sin embargo, lo que no se suele decir es que Velázquez era judío y que en el momento de pintar el cuadro todavía no era caballero.

La pertenencia a la orden de Santiago le fue concedida apenas un año antes de morir, en 1659, por lo que la razón de pintarlo aquí podría ser precisamente hacer méritos para ingresar en ella. También circula una leyenda que narra que habría sido el propio rey Felipe IV quien la añadió posteriormente.

 

 

Apolo y Pan, de MazoLos cuadros de la pared

En la pared del fondo Velázquez pintó al fondo dos cuadros de gran tamaño que pertenecían a las colecciones reales: “Minerva y Aracne”, una copia de una composición de Rubens, y “Apolo vencedor de Pan”, derivado de un original de Jordaens y ejecutado a su vez por Mazo sobre un boceto de Rubens. Aquí incluimos un montaje con la obra de Mazo, ya que la otra se perdió en el incendio del desaparecido Real Alcázar de Madrid, la residencia de la familia real española por aquel entonces que estaba ubicada donde hoy encontramos el Palacio Real.

Algunos expertos han encontrado un sentido político a la elección de estas dos obras, como un mensaje en alusión a la obediencia debida a los reyes y al castigo que acarrea incumplirla.

 

 

Infanta María TeresaLa infanta que falta

En el cuadro aparecen once personajes que son bien conocidos: la infanta Margarita, las damas de honor de la infanta, los enanos de la corte, el aya, el aposentador, el propio pintor y los reyes, reflejados en el espejo.

Sin embargo, en la escena hay una ausencia notable: la de la hermana mayor, la infanta María Teresa, a la sazón una adolescente que compartía tiempo y juegos con los personajes representados en el cuadro. La infanta María Teresa era hija del rey, pero no de la reina Mariana de Austria, que es la que aparece en el cuadro, sino del matrimonio anterior del rey con Isabel de Borbón. Se dice que Mariana de Austria, que además de su segunda esposa, era sobrina del rey, era muy intrigante y competía con su hijastra por la sucesión al trono, lo que explicaría que la infanta no fuera incluida en la obra.

La imagen que aquí incluimos es un detalle de un retrato que le hizo Velázquez hacia 1652, cuatro años antes de pintar Las Meninas.

 

Escrito por Laura Blanco

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con *

*